Algodón

Los cambios en los factores del macroentorno pueden tener un impacto directo no sólo en Delta Apparel, Inc. sino también en otros actores del sector textil y de la confección. Los factores del macroentorno pueden afectar a la

El análisis PESTEL proporciona grandes detalles sobre los desafíos operativos que Delta Apparel, Inc. enfrentará en el macroambiente predominante, además de las fuerzas competitivas. Por ejemplo, una industria puede ser altamente rentable con una fuerte trayectoria de crecimiento, pero no será nada bueno para Delta Apparel, Inc. si está situada en un entorno político inestable.

El gigante petrolero español Repsol tuvo que enfrentarse a un caso similar. Inició unas operaciones de rentabilidad superior a la media en Argentina y obtuvo fuertes beneficios en 5-7 años. Pero el negocio fue posteriormente expropiado por el gobierno de izquierdas. Así que los beneficios de una década no se materializaron al final.

Los factores políticos desempeñan un papel importante en la determinación de los factores que pueden afectar a la rentabilidad a largo plazo de Delta Apparel, Inc. en un determinado país o mercado. Delta Apparel, Inc. opera en el sector textil y de la confección en más de una docena de países y se expone a diferentes tipos de entorno político y riesgos del sistema político. El éxito en un sector tan dinámico como el de la ropa textil en varios países consiste en diversificar los riesgos sistemáticos del entorno político. Delta Apparel, Inc. puede analizar detenidamente los siguientes factores antes de entrar o invertir en un determinado mercado

Moda sostenible

La industria textil es un sector clave de la economía en muchos países asiáticos. En Bangladesh y Camboya, por ejemplo, representa alrededor del 80% de los ingresos totales por exportaciones, mientras que en Pakistán la cifra correspondiente supera el 50%. El objetivo es seguir creciendo. Aunque las condiciones subyacentes en estos países varían considerablemente, los principales retos a los que se enfrentan son similares: garantizar unas condiciones dignas para los trabajadores y reducir el impacto medioambiental.

Es necesario mejorar las condiciones sociales, ecológicas y económicas de la industria para superar estos retos y garantizar un crecimiento continuo. Sin embargo, esto sólo puede hacerse adoptando un enfoque conjunto. Las empresas de producción locales, las asociaciones empresariales, los ministerios competentes, los sindicatos, la sociedad civil y las marcas de moda internacionales pueden aprender mucho unos de otros si colaboran más estrechamente que antes.

Diálogo regional e intercambio de conocimientos: Unas redes bien integradas y un intenso intercambio de conocimientos ayudan al sector a implantar modelos empresariales socialmente responsables, respetuosos con el medio ambiente y, al mismo tiempo, económicamente viables en todos los ámbitos. El proyecto establece los requisitos previos para ese diálogo al reunir a los actores. Crea confianza y promueve una mayor disposición a compartir conocimientos.

Factores políticos que afectan a la industria textil

En febrero de 2021, el Parlamento adoptó una resolución sobre el nuevo plan de acción de la economía circular en la que se exigen medidas adicionales para lograr una economía neutra en carbono, ambientalmente sostenible, libre de tóxicos y totalmente circular para 2050, incluyendo normas de reciclaje más estrictas y objetivos vinculantes para el uso y consumo de materiales para 2030.

Se necesita mucha agua para producir textiles, además de tierra para cultivar algodón y otras fibras. Se calcula que la industria textil y de la confección mundial utilizó 79.000 millones de metros cúbicos de agua en 2015, mientras que las necesidades de toda la economía de la UE ascendieron a 266.000 millones de metros cúbicos en 2017. Para fabricar una sola camiseta de algodón se necesitan 2.700 litros de agua dulce, según las estimaciones, lo suficiente para satisfacer las necesidades de bebida de una persona durante 2,5 años.

El lavado de ropa sintética representa el 35% de los microplásticos primarios liberados en el medio ambiente. Una sola carga de ropa de poliéster puede verter 700.000 fibras microplásticas que pueden acabar en la cadena alimentaria.

Desde 1996, la cantidad de ropa comprada en la UE por persona ha aumentado un 40% tras una fuerte caída de los precios, lo que ha reducido la vida útil de la ropa. Los europeos utilizan casi 26 kilos de productos textiles y desechan unos 11 kilos al año. La ropa usada puede exportarse fuera de la UE, pero en su mayoría (87%) se incinera o se deposita en vertederos.

Análisis de la industria de la moda 2020

[1] [2] [3] [4] [5] [6] En muchos casos, las principales opciones de reciclaje de residuos textiles incluyen únicamente el comercio de segunda mano en el extranjero y la recuperación de energía mediante la incineración. Además, los breves ciclos de vida de las prendas de vestir, debidos a los rápidos ciclos de la moda y al mayor poder adquisitivo de los consumidores en las zonas urbanas, están dando lugar a importantes cantidades de residuos textiles postconsumo en forma de ropa usada o incluso de segunda mano …

[1][2][3][4] En la actualidad, en el caso de los textiles rasgados o manchados que ya no se pueden usar, la eliminación suele consistir en el vertido o la incineración, ya que no existen otras vías de valorización. Estos residuos suelen estar compuestos por recursos que podrían reciclarse y utilizarse. …

[1][2][3][4][5][6], [15][16][17][18][19][20][21][22][23][24]. En particular, las fibras lingo-celulósicas obtenidas de las plantas se están considerando cada vez más como refuerzo de materiales compuestos para aplicaciones de ingeniería, especialmente en componentes de automóviles. …

Los materiales compuestos reforzados con fibras naturales están ganando interés por sus atractivas propiedades, como el bajo peso, la mayor rigidez y el bajo coste. Los compuestos reforzados con fibras son materiales ligeros, resistentes y duraderos que se están adoptando cada vez más en el transporte, la construcción y muchos otros mercados. Por lo tanto, la sostenibilidad en su fase de uso es a menudo un factor clave para la selección de los composites sobre los materiales tradicionales. Al mismo tiempo, la cantidad cada vez mayor de residuos textiles hace que sea necesario utilizar estos materiales de desecho y desarrollar nuevas tecnologías de procesamiento para su aplicación beneficiosa. Debido a las diversas posibilidades de aplicación y a su impacto económico, la valorización de los residuos textiles ha atraído una atención creciente. Esta revisión resume el potencial de valorización de los residuos textiles, especialmente de los tejidos de lino, cáñamo y yute. En este contexto, se ha pensado en la aplicación de diferentes residuos textiles para el desarrollo de algún producto de valor añadido.