seda muga

La industria textil sigue siendo el segundo sector generador de empleo en India. Ofrece empleo directo a más de 35 millones de personas en el país[1]. Según el Ministerio de Textiles, la cuota de los textiles en el total de las exportaciones durante abril-julio de 2010 fue del 11,04%. Durante 2009-2010, la industria textil india se cifró en 55.000 millones de dólares, el 64% de los cuales sirve a la demanda interna[1]. En 2010, había 2.500 fábricas de tejido y 4.135 fábricas de acabado textil en toda la India[2]. Según el «Índice de prendas de vestir al por menor» de AT Kearney, India se clasificó como el cuarto mercado más prometedor para los minoristas de ropa en 2009[3].

Las prospecciones y estudios arqueológicos han indicado que los habitantes de la civilización de Harrapan estaban familiarizados con el tejido y el hilado del algodón desde hace cuatro mil años. En la literatura védica se encuentran referencias a los materiales de tejido e hilado. En los primeros siglos de la India hubo comercio textil. En las tumbas de Fostat, en Egipto, se encontró un tejido estampado en bloque y teñido en frío, cuyo origen es Gujarat. Esto demuestra que las exportaciones indias de tejidos de algodón a Egipto o a la civilización del Nilo en la época medieval fueron en gran medida. Gran cantidad de seda del norte de la India se comercializaba a través de la ruta de la seda en China [6] hacia los países occidentales. Las sedas indias se intercambiaban a menudo con los países occidentales por sus especias en el sistema de trueque. A finales del siglo XVII y en el XVIII se exportó una gran cantidad de algodón indio a los países occidentales[7] para satisfacer las necesidades de las industrias europeas durante la revolución industrial, además de las necesidades internas de las fábricas de armamento indias[8][9].

vardhman textiles ltd

La industria textil sigue siendo el segundo sector generador de empleo en India. Ofrece empleo directo a más de 35 millones de personas en el país[1]. Según el Ministerio de Textiles, la cuota de los textiles en el total de las exportaciones durante abril-julio de 2010 fue del 11,04%. Durante 2009-2010, la industria textil india se cifró en 55.000 millones de dólares, el 64% de los cuales sirve a la demanda interna[1]. En 2010, había 2.500 fábricas de tejido y 4.135 fábricas de acabado textil en toda la India[2]. Según el «Índice de prendas de vestir al por menor» de AT Kearney, India se clasificó como el cuarto mercado más prometedor para los minoristas de ropa en 2009[3].

Las prospecciones y estudios arqueológicos han indicado que los habitantes de la civilización de Harrapan estaban familiarizados con el tejido y el hilado del algodón desde hace cuatro mil años. En la literatura védica se hace referencia a los materiales para tejer e hilar. En los primeros siglos de la India hubo comercio textil. En las tumbas de Fostat, en Egipto, se encontró un tejido estampado en bloque y teñido en frío, cuyo origen es Gujarat. Esto demuestra que las exportaciones indias de tejidos de algodón a Egipto o a la civilización del Nilo en la época medieval fueron en gran medida. Gran cantidad de seda del norte de la India se comercializaba a través de la ruta de la seda en China [6] hacia los países occidentales. Las sedas indias se intercambiaban a menudo con los países occidentales por sus especias en el sistema de trueque. A finales del siglo XVII y en el XVIII se exportó una gran cantidad de algodón indio a los países occidentales[7] para satisfacer las necesidades de las industrias europeas durante la revolución industrial, además de las necesidades internas de las fábricas de armamento indias[8][9].

análisis de la industria textil

Una de las principales industrias que se beneficiaron de la Revolución Industrial fue la industria textil.    La industria textil se basaba en el desarrollo de telas y prendas de vestir.    Antes del inicio de la Revolución Industrial, que comenzó en el año 1700, la producción de bienes se realizaba a muy pequeña escala.    Los historiadores se refieren a este método de producción como «industria artesanal».    En pocas palabras, la industria artesanal se refiere a un periodo de tiempo en el que los bienes para la venta se producían a muy pequeña escala, normalmente en un hogar.    En este sistema, la gente producía bienes, como la lana, en sus casas o en sus propias granjas y luego los vendía a las comunidades locales, ya que el transporte de larga distancia era poco común.    Este método de producción era lento e ineficaz y tenía dificultades para seguir el ritmo de la creciente demanda provocada por el aumento de la población.    Por el contrario, la industrialización permitió que los bienes se produjeran en una ubicación central y a escala masiva.    También dio lugar a la creación de inventos que ayudaron a acelerar el método de producción de muchos bienes, pero sobre todo en la industria textil.

el tinte de bombay

La industria textil sigue siendo el segundo sector generador de empleo en India. Ofrece empleo directo a más de 35 millones de personas en el país[1]. Según el Ministerio de Textiles, la cuota de los textiles en el total de las exportaciones durante abril-julio de 2010 fue del 11,04%. Durante 2009-2010, la industria textil india se cifró en 55.000 millones de dólares, el 64% de los cuales sirve a la demanda interna[1]. En 2010, había 2.500 fábricas de tejido y 4.135 fábricas de acabado textil en toda la India[2]. Según el «Índice de prendas de vestir al por menor» de AT Kearney, India se clasificó como el cuarto mercado más prometedor para los minoristas de ropa en 2009[3].

Las prospecciones y estudios arqueológicos han indicado que los habitantes de la civilización de Harrapan estaban familiarizados con el tejido y el hilado del algodón desde hace cuatro mil años. En la literatura védica se encuentran referencias a los materiales de tejido e hilado. En los primeros siglos de la India hubo comercio textil. En las tumbas de Fostat, en Egipto, se encontró un tejido estampado en bloque y teñido en frío, cuyo origen es Gujarat. Esto demuestra que las exportaciones indias de tejidos de algodón a Egipto o a la civilización del Nilo en la época medieval fueron en gran medida. Gran cantidad de seda del norte de la India se comercializaba a través de la ruta de la seda en China [6] hacia los países occidentales. Las sedas indias se intercambiaban a menudo con los países occidentales por sus especias en el sistema de trueque. A finales del siglo XVII y en el XVIII se exportó una gran cantidad de algodón indio a los países occidentales[7] para satisfacer las necesidades de las industrias europeas durante la revolución industrial, además de las necesidades internas de las fábricas de armamento indias[8][9].