Industria textil

ContaminaciónLa industria textil utiliza millones de litros de agua cada día. Esto se debe a que para producir 1 kg de tela se consumen normalmente 200 litros de agua: para lavar la fibra, blanquear, teñir y luego limpiar el producto terminado.

En consecuencia, según algunos estudios, el 20% de toda la contaminación del agua dulce se debe al tratamiento y al tinte de los tejidos.  Los elevados volúmenes de agua que se desechan en el proceso de producción textil son responsables de la toxicidad de la vida acuática.

ContaminaciónSegún algunos estudios, la industria de la confección representa el 10% de las emisiones mundiales de carbono y es la segunda industria más contaminante.En concreto, los contaminantes atmosféricos producidos por la industria textil incluyen:

Estadísticas de contaminación de la industria textil

A estas alturas, se sabe que algunas partes de la vida moderna causan daños al medio ambiente: volar al extranjero, usar artículos de plástico desechables e incluso conducir hacia y desde el trabajo, por ejemplo. Pero cuando se trata de nuestra ropa, los impactos son menos evidentes.

A medida que los consumidores de todo el mundo compran más ropa, el creciente mercado de artículos baratos y nuevos estilos está haciendo mella en el medio ambiente. De media, la gente compró un 60% más de prendas en 2014 que en el año 2000. La producción de moda supone el 10% de las emisiones de carbono de la humanidad, seca las fuentes de agua y contamina los ríos y arroyos.

Muchas de esas fibras son de poliéster, un plástico que se encuentra en un 60% de las prendas. Producir poliéster libera de dos a tres veces más emisiones de carbono que el algodón, y el poliéster no se descompone en el océano.

Un informe de 2017 de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) estimó que el 35% de todos los microplásticos -piezas muy pequeñas de plástico que nunca se biodegradan- en el océano provienen del lavado de textiles sintéticos como el poliéster.

Formas de reducir la contaminación causada por la industria textil

La industria textil es una de las mayores del mundo. Su cadena de suministro incluye la agricultura, la fabricación, el procesamiento, el cuidado de los tejidos, el uso, el reciclaje y la eliminación. Casi todos los países están implicados en la industria textil, aunque la implicación real puede variar desde el diseño de tejidos y productos y el desarrollo de tecnologías de fabricación, hasta la producción real y el envío a numerosos lugares. Sin embargo, todos los países se enfrentan al creciente problema de la gestión de los residuos textiles, directamente relacionado con la producción y el uso insostenibles de los textiles.

Al estar entre las industrias más contaminantes, la industria textil tiene que explorar formas de llegar a ser sostenible para minimizar el uso de recursos y la contaminación, mejorar la seguridad de los trabajadores, eliminar los abusos sexuales y garantizar el derecho de los consumidores a hacer una elección informada. El futuro del textil sostenible depende en gran medida de su capacidad para reducir el uso de recursos, como la tierra, el agua y el petróleo, y garantizar la reutilización y el reciclaje de los productos para minimizar los residuos. Además, hay otros aspectos de la sostenibilidad en los que la industria textil debe centrarse, como la protección del medio ambiente y la salud humana, la seguridad laboral, la igualdad de género y la capacitación de las mujeres, así como la satisfacción de la demanda de los consumidores de productos textiles ecológicos.

Contaminación de la industria textil pdf

En febrero de 2021, el Parlamento Europeo adoptó una resolución sobre el nuevo plan de acción de economía circular en la que se exigen medidas adicionales para lograr una economía neutra en carbono, ambientalmente sostenible, libre de tóxicos y totalmente circular para 2050, incluyendo normas de reciclaje más estrictas y objetivos vinculantes para el uso y consumo de materiales para 2030.

Se necesita mucha agua para producir textiles, además de tierra para cultivar algodón y otras fibras. Se calcula que la industria textil y de la confección mundial utilizó 79.000 millones de metros cúbicos de agua en 2015, mientras que las necesidades de toda la economía de la UE ascendieron a 266.000 millones de metros cúbicos en 2017. Para fabricar una sola camiseta de algodón se necesitan 2.700 litros de agua dulce, según las estimaciones, lo suficiente para satisfacer las necesidades de bebida de una persona durante 2,5 años.

El lavado de ropa sintética representa el 35% de los microplásticos primarios liberados en el medio ambiente. Una sola carga de ropa de poliéster puede verter 700.000 fibras microplásticas que pueden acabar en la cadena alimentaria.

Desde 1996, la cantidad de ropa comprada en la UE por persona ha aumentado un 40% tras una fuerte caída de los precios, lo que ha reducido la vida útil de la ropa. Los europeos utilizan casi 26 kilos de productos textiles y desechan unos 11 kilos al año. La ropa usada puede exportarse fuera de la UE, pero en su mayoría (87%) se incinera o se deposita en vertederos.