Cuál es el papel de la química en la industria textil

Son muchas las formas en que entramos en contacto con los textiles en nuestra vida cotidiana: la ropa que llevamos, la ropa de cama con la que dormimos, las toallas con las que nos secamos y los muebles en los que nos sentamos. A estos productos se les añaden sustancias químicas por diversas razones para mejorarlos, pero en algunas personas pueden causar efectos molestos para la salud, incluidas las alergias.

La gama, el color y la textura de los tejidos dependen del ingenio de los fabricantes, de los procesos de fabricación a los que se someten y de los productos químicos utilizados. Durante el proceso de fabricación, los tejidos pueden pasar por una serie de tratamientos químicos y no químicos, como la preparación y el pretratamiento, el teñido, la impresión y el refinamiento de los tejidos.

Se puede encontrar una gran variedad de productos químicos en los textiles y la ropa. Algunos se utilizan para dar al producto un efecto determinado: por ejemplo, los biocidas para impedir que crezca el moho en los zapatos, los tintes para dar a la ropa sus colores específicos y los repelentes de agua para que la ropa de exterior sea más práctica. A veces se añaden productos químicos especiales para garantizar que la ropa no se arrugue ni se enmohezca durante largos periodos de transporte. Algunas prendas y zapatos contienen agentes bactericidas para combatir el mal olor. Los textiles también pueden contener aceites y grasas, almidón, aceites sulfonados, ceras y algunos tensioactivos.

Textiles electrónicos

Estamos constantemente en contacto con productos textiles en nuestro entorno, por lo que la seguridad y la confianza en estos productos es vital. Los textiles constituyen una parte importante de nuestro mundo de consumo: la ropa, la ropa de cama, los muebles, las alfombras, las toallas, los interiores de los coches, etc., están todos hechos de textiles. Pueden estar hechos de fibras naturales o sintéticas, pero las reacciones alérgicas o las consecuencias para la salud suelen ser una respuesta a los tratamientos de las fibras, como el tinte y otros acabados químicos, más que al propio textil.

Los textiles naturales pueden incluir materiales como la lana, el lino, la seda, el algodón, el bambú y el cáñamo, y los sintéticos incluyen materiales como el acrílico, el nailon, el rayón, el spandex y el poliéster. Los acabados químicos de los productos textiles pueden mejorar en gran medida su vestibilidad, apariencia y funcionalidad, y muchos acabados químicos funcionales simplemente los damos por sentado.

Aunque los productos químicos y su funcionalidad se han convertido en una forma de vida para la mayoría de las personas, su uso debe ser controlado para garantizar que no tengan efectos perjudiciales para el usuario. Algunos ejemplos de productos químicos utilizados en los textiles son los siguientes:

Aplicación de la química en el transporte

El textil puede definirse como «un material tejido flexible que consiste en una red de fibras naturales o artificiales, a menudo denominadas hilo o hilado». Los textiles se utilizan ampliamente en alfombras, mobiliario, cortinas para ventanas, toallas, revestimientos para mesas, camas, banderas, mochilas, tiendas de campaña, redes, pañuelos, globos, cometas y velas.

Los textiles pueden estar hechos de muchos materiales. Estos materiales proceden de cuatro fuentes principales: animales (lana, seda), vegetales (algodón, lino, yute), minerales (amianto, fibra de vidrio) y sintéticos (nylon, poliéster, acrílico). Los textiles pueden contener residuos de un gran número de productos químicos utilizados en su fabricación. Algunas de estas sustancias químicas pueden tener propiedades inherentes que son peligrosas para la salud humana o el medio ambiente.

Las fibras artificiales ya han empezado a dominar el mercado. Dentro de esta categoría, es el poliéster – poli(etilentereftalato) o PET – el que está impulsando la demanda. El impacto medioambiental de estas fibras se ha vuelto mucho más significativo y, en el caso de los sintéticos tradicionales, el panorama dista mucho de ser verde. Se derivan de productos petroquímicos, lo que significa que su producción depende de la disminución de las reservas de petróleo y gas, y no son renovables. Además, su producción consume mucha energía, las fibras no se biodegradan y no son fáciles de reciclar. Los productos químicos se utilizan en la fabricación y el tratamiento de los textiles. Por ejemplo: Se pueden añadir productos químicos de proceso en la fabricación de las fibras, el blanqueo, el teñido y el estampado de los tejidos.

Terciopelo

La química textil es la forma aplicada de la química. Es una aplicación de los conocimientos básicos de la química para comprender los materiales textiles. Finalmente, los químicos textiles modifican artísticamente los materiales para convertirlos en diversos artículos que pueden ser utilizados por los fabricantes para diferentes fines. El estudiante aprende a examinar los diferentes grupos de fibras que incluyen las naturales, las manufacturadas y las sintéticas. Los estudiantes también adquieren un buen conocimiento de las distintas fibras textiles.

Los químicos textiles son de dos tipos: los que se ocupan del proceso de fabricación y los que entienden los aspectos tecnológicos de la fibra. Un químico textil gestiona los procesos de limpieza, tintado y, por tanto, la entrega de un material acabado. Hoy en día, los químicos textiles también aprenden el arte de mezclar materiales. Un graduado con éxito llega a trabajar como parte del equipo de investigación y desarrollo, desarrollo de procesos de servicios técnicos y mucho más.

Hay muchas oportunidades profesionales en este campo para los profesionales con talento. Los conocimientos y habilidades industriales de los licenciados son muy valorados por las empresas de fabricación textil. La calidad del producto y la productividad desempeñan un papel importante en la exportación de prendas de vestir.