The spanish newspaper

At Amazon, we strive to protect your security and privacy. Our payment security system encrypts your information during data transmission. We do not share your credit card information with third-party sellers, nor do we sell your information to third parties.

Download the free Kindle app and start reading Kindle books instantly on your smartphone, tablet or computer. You don’t need a Kindle device. Learn more Read instantly in your browser with Kindle Cloud Reader.

El país

El Periódico de Catalunya (catalán:  [əl pəɾiˈɔðiku ðə kətəˈluɲə], español:  [el peˈɾjoðiko ðe kataˈluɲa]), también conocido simplemente como El Periódico, es un diario matutino con sede en Barcelona, Cataluña, España.

El periódico publica ediciones diarias separadas en español y en catalán[1]. Las dos ediciones combinadas venden más de 125.000 ejemplares al día, lo que convierte a El Periódico en el segundo periódico de mayor tirada en las regiones de habla catalana de España, por detrás de La Vanguardia, que también se publica en ambos idiomas. A nivel nacional, El Periódico fue el quinto diario de interés general con mayor difusión en España en 2011[2].

El Periódico fue publicado por primera vez el 26 de octubre de 1978[3][4] por Antonio Asensio Pizarro[5] para ofrecer un periódico progresista catalán vinculado al socialismo catalán. Su primer director fue Antonio Franco[6], además de tener una postura de centro-izquierda[7] El periódico fue propiedad del Grupo Zeta,[8][9] que fue adquirido por Prensa Ibérica en mayo de 2019[10].

Uno de los últimos directores, Rafael Nadal, es hermano del líder socialista catalán Joaquim Nadal. En un principio, El Periódico sólo se publicaba en español, pero el 27 de octubre de 1997 comenzó a editarse en catalán[11]. En la actualidad, las ediciones separadas se distinguen por la placa roja de la portada de la versión española de El Periódico y la placa azul de la edición catalana.

El mundo

The newspaper set itself the objective of defending its own model of journalism, fully inscribed in the digital era, contributing to the dissemination of the Catalan language and culture, and helping social debate at a time of great transformation.[5] In this sense, it sought a niche in the Catalan-language press market, which already included El Punt Avui (merger of the newspapers Avui and El Punt) and the Catalan-language editions of La Vanguardia and El Periódico de Catalunya. It appeared as a digital native in a market where the youngest title already had three decades of history.